La Muerte y el Leñador ~ Fontaine ~ Fábulas.wiki

La Muerte y el Leñador

Presentación:

La muerte y el leñador es la decimosexta fábula del Libro I de Jean de La Fontaine, ubicada en la primera colección de Les Fables de La Fontaine, publicada por primera vez en 1668.

Había un viejo Leñador que era muy pobre y apenas alcanzaba llegar a fin de mes. Un día se adentró en el bosque y recogió mucha más leña de lo habitual pero, cuando se inclinó para levantar el fardo sobre sus hombros, se dio cuenta de que estaba demasiado frágil para levantar el peso pesado.

Suspiró profundamente y maldiciendo su edad, dijo: «Si tan sólo estuviera muerto». De repente, alguien se paró a su lado. Era la Muerte quien le dijo al Leñador: «¿Me llamaste?» a lo que el Leñador sintiendo un gran temor le dijo: «No, no lo hice, era en broma».

Ignorando el torpe engaño del viejo, la Muerte se dio a conocer. Le explicó que simplemente había venido porque había sido llamado. El leñador se asustó menos y miró a la muerte pero le resultaba muy difícil creer que esa aparición era realmente la Muerte misma.

Al ver su duda, la Muerte señaló a una anciana que se bañaba en un estanque cercano: la mujer se cayó y murió inmediatamente. Al ver esta manifestación, el Leñador recobró la cordura de inmediato y recordó por qué había querido morir, y le preguntó a la Muerte, ahora que estaba aquí, si podía por favor darle una mano y levantar el manojo de madera sobre sus hombros.

La Muerte lo ayudó con gusto. El Leñador ya estaba listo para volver a casa a toda prisa, cuando se le ocurrió que podría preguntarle cuánto tiempo le quedaba de vida. Antes de irse la Muerte le contestó: «De cinco años a un día».

Esa noche el leñador no durmió muy bien. Pensamientos tumultuosos lo perseguían. Temprano en la mañana siguiente, regresó al bosque y buscó un árbol muy, muy grande. Cuando lo encontró, hizo un solo agujero en el fondo del árbol y empezó a esculpirlo. Esto lo hizo durante cinco años enteros.

Al quinto año la Muerte regresó, justo como dijo que lo haría. El viejo leñador le pidió solo una cosa a la Muerte antes de que estuviera listo para dejar el mundo: que viera lo que había tallado como un regalo para la gente que viviría mucho después de su muerte. Se fueron al bosque y cuando llegaron al sitio de la sorpresa la Muerte se admiró de lo que estaba viendo: era una hermosa casa sobre un árbol.

Cuando la Muerte estaba en la parte superior de la casa, el Leñador se apresuró a bajar, metió un tronco en el agujero de la entrada y se apresuró a volver a casa, dejando a la Muerte encerrada dentro de la casa.

El tiempo pasó y gente y animales dieron a luz, pero la Muerte no llegó a nadie. El hambre y la enfermedad residían en todas partes, pero nadie murió. Los dioses, alarmados por el desequilibrio del mundo, se acercaron al Señor Shiva, el grande, quien, vistiéndose como un ser humano, decidió venir a la Tierra.

Inmediatamente se dirigió a la casa del viejo Leñador y le preguntó si todavía quería seguir viviendo. El pobre Leñador que ya era aún más viejo y débil, estaba tan enfermo que apenas podía salir de su lugar de descanso. Mucho menos podía regresar al bosque donde la Muerte estaba encerrada en la casa del árbol.

«Ya estoy listo para morir», le dijo el Leñador al Señor Shiva. En eso el dios ayuda al Leñador a ir a la casa del árbol donde estaba pacientemente la Muerte esperando a alguien que la rescatara. El leñador, pudo quitar el tronco y liberó a la Muerte.

La Muerte, bastante afectada por su experiencia en el árbol le dijo al Señor Shiva: «hazme invisible de ahora en adelante, para que la gente ya no tenga formas de evitarme. Luego de eso la Muerte se hizo invisible para toda la gente y el Leñador, murió.

Moraleja de La Fontaine:

El lema de la humanidad sigue siendo: Mas bien sufrir, antes que morir.

Jean de La Fontaine

Deja un comentario