Fábula: Las Dos Perras

En una pequeña aldea, vivían dos perras llamadas Luna y Estrella. Aunque ambas eran de la misma especie, sus vidas y personalidades eran muy diferentes.

Luna, con su pelaje brillante y sedoso, vivía en una casa grande con una familia amorosa. Era alimentada con los mejores alimentos y siempre tenía un lugar cálido para dormir. A menudo, la llevaban a pasear por el parque y jugaban con ella. Luna era la envidia de muchos animales en la aldea debido a su vida cómoda y lujosa.

Por otro lado, Estrella era una perra callejera. Su pelaje estaba desaliñado y tenía algunas cicatrices de las batallas que había enfrentado en las calles. Aunque no tenía un hogar fijo ni una familia que la cuidara, Estrella era astuta y siempre encontraba la manera de conseguir comida y refugio.

Un día, mientras Luna paseaba por el parque, vio a Estrella buscando restos de comida. Luna, sintiendo lástima, se acercó y compartió su comida con Estrella. A partir de ese día, las dos perras comenzaron a encontrarse con regularidad y se convirtieron en amigas inseparables.

Luna aprendió de Estrella las habilidades de supervivencia y cómo ser independiente, mientras que Estrella experimentó el amor y el cuidado que Luna recibía de su familia. Con el tiempo, la familia de Luna adoptó a Estrella, y ambas perras vivieron juntas en armonía.

Moraleja:

No importa cuán diferentes sean nuestras vidas o circunstancias, la amistad y la bondad no tienen límites. Es esencial aprender de las experiencias de los demás y compartir lo que tenemos.

Deja un comentario