El pescador y el banquero (Fábula sobre el tiempo)

Advertisement

Érase una vez, un inversionista que estaba de vacaciones en un pequeño pueblo costero, un día vio a un pescador que llevaba varios atunes de buen tamaño. El inversionista preguntó al pescador todo lo relacionado con su oficio, y para finalizar preguntó por el tiempo que le había tomado pescar todo, el hombre dijo que sólo un poco de tiempo. Entonces, el inversionista le aconsejó quedarse más tiempo para conseguir más pescado.

El hombre se rehusó porque con ello tenía lo suficiente para él y su familia. El inversionista sorprendido le preguntó: “¿Qué hace usted con el resto de su tiempo?”

“Pues duermo tranquilo, vuelvo a pescar, pero sobretodo paso tiempo con mi familia, juego con mis hijos y estoy con mi esposa, por las noches tocó la guitarra y voy al bar con mis amigos. Mi vida es feliz y ocupada.”

El inversionista, entonces, comenzó a aconsejarlo sobre cómo hacer un buen negocio con la pesca: “Puedo ayudarte a hacer más dinero. En un principio deberás trabajar más tiempo, luego comprar un bote más grande con lo que ganes, con los ingresos de este podrás comprar más botes. Tendrías tu propia flota y pescadores. También, podrías vender tu pescado a un procesador, en vez de a un intermediario. Luego podrías abrir tu propia procesadora, de allí podrías controlar la producción y distribución. Te irías del pueblo a la ciudad y luego del país para poner una trasnacional.”

El pescador preguntó: “¿cuánto tiempo tarda todo eso?”y el inversionista le dijo que unos 15 o 20 años. El pescador se sorprendió y preguntó: “Luego ¿Qué?”

“Venderías acciones de tu compañía y te volverás rico, luego podrías retirarte. Ir a vivir a un pueblito, dormir mucho, disfrutar tus hobbies, pasar tiempo con tu familia.”

El pescador dijo entonces: “¿Acaso no es lo que tengo ya?”

Moraleja de esta fábula sobre el tiempo

Tu tiempo y tus ideas no son iguales a las de los demás.

Advertisement

Deja un comentario