Fábula del Día de los Muertos

Advertisement

Había una vez, un hombre que no llevó ninguna ofrenda a sus familiares el día de los muertos porque se había cuestionado la tradición, sin encontrarle sentido decidió ir como cada día a su trabajo y volver a casa. De camino se encontró con todos los difuntos de su pueblo, incluso con sus padres que regresaban cabizbajos y tristes por no tener una ofrenda como los demás.

El hombre al verlos quiso ofrendar unos tamales, trabajo muy duro y se puso a descansar. Pero los tamales sirvieron únicamente para su propio funeral, pues la próxima vez que fue visto, estaba muerto.

Moraleja

Por alguna razón existen las tradiciones

Advertisement

Deja un comentario