Fábula del conejo y la tormenta

Advertisement

Fabula de más vale prevenir que lamentar:

En un extenso prado, vivía Ciro, un conejo alegre y juguetón. A pesar de disfrutar de los días soleados, Ciro siempre estaba atento a los cambios en el clima. Había escuchado historias de otros animales que habían sido sorprendidos por tormentas inesperadas y no quería que le sucediera lo mismo.

Un día, mientras jugaba con sus amigos, notó que el viento cambiaba y las nubes comenzaban a oscurecer el cielo. Aunque el sol aún brillaba, Ciro decidió regresar a su madriguera y prepararse para la tormenta. Sus amigos se burlaron de él, diciendo que era demasiado cauteloso y que seguro no llovería.

Sin embargo, pocas horas después, una fuerte tormenta azotó el prado. Los amigos de Ciro, atrapados sin refugio, se mojaron y pasaron frío toda la noche. Mientras tanto, Ciro, seguro en su madriguera, estaba seco y cálido.

Al día siguiente, cuando el sol volvió a brillar, los amigos de Ciro se acercaron a su madriguera, agradeciéndole por su sabiduría y prometiendo siempre prestar atención a las señales de la naturaleza.

Moraleja:

«Vale prevenir que lamentar.»

Advertisement

Deja un comentario