Fábula de la Verdad y la Mentira

Advertisement

Un día la verdad y la mentira se encontraron, se saludaron cordialmente y la mentira dijo que era un hermoso día, la verdad tuvo que ver el cielo para saber si era cierto y estuvo de acuerdo. Decidieron ir a nadar a un lago cercano.

La mentira corrió hacia el agua, se zambulló, y le dijo a la verdad que el agua estaba deliciosa. La verdad tuvo que comprobar con sus dedos que aquello era cierto, después de todo no podía fiarse de su compañera. Efectivamente era cierto así que se quitó su ropa y se lanzó al agua.

Ambas nadaron muy a gusto durante un largo rato. Luego, la mentira salió y se puso la ropa de la verdad, ella se rehusó a usar la ropa de la mentira, así que decidió caminar desnuda por la calle ante la mirada de horror de todos los demás. Desde entonces las personas prefieren ver a la mentira disfrazada de verdad que a la verdad desnuda.

Moraleja

No hay que menospreciar a la verdad por más desnuda que esté

Advertisement

Deja un comentario