La Cigarra y la Hormiga ~ Fabulas con moraleja ~ Fábulas.wiki

La Cigarra y la Hormiga

Presentación:

Jean de la Fontaine (1621-1693) en la fábula de la Cigarra y la Hormiga (1668), busca que el realismo confronte al lirismo y a lo artístico. La primera está encarnada por la hormiga, seria y trabajadora, que prevé el futuro, y la segunda, por la cigarra, despreocupada, a quien no le importa el día siguiente.

En un campo, un día de verano, una Cigarra yacía en la sombra, relajándose del calor del sol. Saltaba, cantaba y cantaba a su gusto hasta que pasó una hormiga. La Hormiga arrastraba una semilla enorme para almacenarla para el invierno.

«¿A dónde vas con esas cosas pesadas? ¿Por qué no vienes y cantas conmigo en lugar de trabajar tan duro?», bromeó la Cigarra.

«Estoy recolectando comida para el invierno, para cuando haga frío y no haya comida. Sería una buena idea si hicieras lo mismo», respondió la Hormiga.

«El invierno está lejos y es un día glorioso para jugar. ¡Hay mucha comida ahora mismo!», cantó la Cigarra. Pero la Hormiga siguió su camino y continuó su duro trabajo.

El clima pronto se volvió frío. Toda la comida que estaba en el campo estaba cubierta con un espeso manto blanco de nieve que ni siquiera la Cigarra podía atravesarla. Pronto se encontró muriendo de hambre tal y como la hormiga le había advertido.

Cortesía: Pinterest

Entonces, la Cigarra se dirigió a la colina en donde vivía la Hormiga y cuando la vio disfrutando de la comida que había recogido durante el verano, le rogó por algo de comer:

“¡Hola de nuevo Hormiga! Vine a cantarte una canción a cambio de algo de comida”

La Hormiga le respondió:

“Durante todo el verano estuve trabajando duro, mientras estabas cantando y riéndote de mí. Como resultado, ahora tengo la barriga llena y tú tienes hambre».

Moraleja:

Aunque sin aparente moralidad, la fábula se esfuerza por lanzar una enseñanza clave: hay un tiempo para trabajar y otro para jugar. Sin embargo sin querer también nos muestra un lado inesperado: ¿Deberíamos estar alabando la imagen de la hormiga mientras toleramos su egoísmo? ¿O deberíamos disfrutar el momento como la cigarra pero arriesgarnos a no preocuparnos por futuro?

Deja un comentario