El Zorro y las uvas

Un día, un zorro vio un lindo racimo de uvas maduras colgando de una enredadera que se extendía a lo largo de las ramas de un árbol. Las uvas parecían estar listas para comerselas, el Zorro se hizo agua la boca mientras las miraba con ganas.

El racimo colgaba de una rama muy alta, y el Zorro pensó en saltar para llegar. La primera vez que saltó erró el racimo por mucho. Así que caminó hacia atrás para tomar impulso y dio otro brinco, pero se quedó corto una vez más. Una y otra vez lo intentó, pero en fue en vano.

El zorro se sentó y miró las uvas con indignación.

«Qué tonto soy», dijo. » Estoy aquí cansado por un racimo de uvas agrias que no vale la pena .»

Y se fue caminando muy, muy despreocupadamente.

Moraleja

Hay muchos que pretenden despreciar y desvalorizar lo que está más allá de su alcance.

Deja un comentario