El Camello y el Árabe

Un arabe que montaba su camello, luego de haber completado la carga, le preguntó cuál le gustaba más, ir cuesta arriba o cuesta abajo.

El pobre animal respondió, no. sin justificado: «¿Por qué me preguntas? ¿acaso que el camino plano del desierto está cerrado?»

Moraleja

«No hagas preguntas demasiado obvias»

Esopo

Deja un comentario