La Luciérnaga Envidiosa ~ Fabulas Cortas ~ Fábulas.wiki

La Luciérnaga Envidiosa

Una humilde luciérnaga, tendida en un jardín, se estremeció de envidia al ver el efecto de las luces de un brillante candelabro en un edificio cercano y, en un estado de ánimo melancólico, se quejó de la debilidad de su propio esplendor; «como puede ser posible que algo alumbre tanto» -se pregunto- cuando su acompañante, más astuto, miró a la habitación de la familia y le preguntó: «Espera; espera; espera; espera; espera….»». Después de un corto período de tiempo, la luz ya no se va a ver más, y efectivamente el edificio quedó en total oscuridad. «Ahora,» resumió su compañero, «vemos que luces deslumbrantes y no son nada, que, aunque sean más brillantes por un tiempo, se desvanecen en un abrir y cerrar de ojos»


Moraleja

No envidies lo que tú también puedes hacer

Esopo

Deja un comentario