Planteamiento de una fábula

Advertisement

El planteamiento de una fábula puede entenderse en dos sentidos, el primero como todo el texto y la finalidad del mismo y el segundo como el inicio de la fábula, donde se presenta lo básico. En este artículo encontraras ejemplos de ambos, con su respectiva explicación.

La mayoría de las fábulas se encuentran estructuradas de una manera similar, pues comienzan con un planteamiento breve, en el cual se presenta un conflicto entre dos o varios personajes, por lo general se trata de animales, no obstante, también pueden ser plantas, personas, dioses o una mezcla de los anteriores. El conflicto se desarrolla de manera muy breve y a partir de su resolución se obtiene una moraleja. Esta enseñanza suele hallarse de manera explícita, usualmente con un subtítulo, donde se resume lo más importante y lo que se debió concluir con la lectura.

Los personajes protagonistas suelen ser simbólicos, y los sucesos que viven son narrados en forma de una anécdota acontecida en un tiempo y un lugar indeterminados. Los temas, también, son muy variados, entre ellos se encuentran algunos como el amor, la avaricia, el miedo, el aburrimiento, el poder, la vanidad, la tristeza, la muerte, el deseo, la estupidez, la debilidad, la justicia, entre otros, que buscan reflejar la naturaleza humana y adecuarla a determinados comportamientos morales.

Por ende, las temáticas de la fábula suele estar orientadas a la enseñanza de valores éticos y morales, y que normalmente dejan la aplicación de esa enseñanza, como moraleja la moraleja del relato, al final del mismo.

El planteamiento de la fábula puede ser entendido entonces en dos sentidos. El primero es una historia de tipo educativa y desarrollada brevemente, con una enseñanza que busca su aplicación en el día a día del lector y el segundo como el inicio de la fábula, donde se presenta a los personajes principales y el conflicto entre ellos, algunas veces se añade el tiempo y el espacio.

Ejemplos del Planteamiento de una fábula

Primer Sentido

Sobre esta manera de entender el planteamiento de una fábula, se tomara el ejemplo de la popular fábula los tres cerditos, extendiéndose el planteamiento a todo el texto:

Inicia con “Érase una vez tres cerditos hermanos que vivían en el bosque y había un malvado lobo que quería comérselos. El hermano mayor tuvo la idea de construir una casa para protegerse del lobo pero no se ponían de acuerdo sobre de que material hacerla. Luego de mucho discutir acordaron que cada quien haría su casa de lo que quisiera.” En este párrafo se obtienen datos sobre los personajes y el conflicto.

Luego, en el nudo explica que cada quien utilizó un material con un menor o mayor grado de resistencia, basándose en lo fácil que sería construir la casa, por lo que las casas aguantaban más o menos los soplidos del lobo. Al final solo sobrevive la casa que llevó las esfuerzo y por ende, se usó un mejor material, el ladrillo. Así pues la moraleja sería que “El esfuerzo nunca es en vano.”

Segundo Sentido

Respecto a esta forma de ver el planteamiento de una fábula encontramos los siguientes ejemplos:

1. En la fábula El Escorpión y la Rana:

“Érase una vez una rana que estaba frente a un caudaloso río, de repente llegó un escorpión, que se quedó parado indeciso si cruzar o no. Entonces le dijo a la rana: “¿Puedes llevarme y dejar que me suba encima de ti para cruzar?”

2. En la fábula La Paloma y la Hormiga:

“Un día una hormiga sedienta fue a beber agua al rio, con la mala suerte de ser arrastrada por la corriente, casi no le quedaba aire y sentía que estaba cerca de desfallecer. De repente una paloma que pasaba volando la vio y pensó en ayudarla.”

3. En la fábula La Ratita Presumida:

“Había una vez una ratita presumida y muy vanidosa que se encontró una moneda de oro, por casualidad, cuando salía de su casa.”

En estos ejemplos se lee únicamente el inicio de la fábula, los personajes y la situación inicial del conflicto quedan aclarados en muy pocas palabras.

Para concluir, las dos formas de entender el planteamiento de una fábula no modifican su esencia, ni la moraleja que buscan transmitir, son soló dos formas de entender la misma idea.

Advertisement

Deja un comentario