Partes de la Fábula

Advertisement

Las partes de la fábula son título, inicio, nudo, desenlace y moraleja, cada una de ellas cumple una función específica para orientar la trama de la fábula, hacerla entretenida y sobretodo que deje una lección moral aplicable a la vida diaria.

Definición de fábula

Antes de definir las partes de la fábula, necesario explicar que es la fábula, consiste en un relato breve, escrito generalmente a modo de prosa o de verso. Los protagonistas suelen ser animales aunque hay excepciones, donde pueden ser personas, dioses o plantas. El propósito de las fábulas es enseñar, y para esto se vale de una moraleja que suele estar al final del texto de forma más que evidente o bien dentro del mismo texto.

Estructura de la fábula

Título

Es un conjunto de palabras que permiten dar a conocer el tema o los personajes de la fábula, generalmente es el nombre o la especie animal de los dos protagonistas principales

Inicio

En esta parte es en la cual se introduce a los personajes y sus características. Además, se explica la situación, el lugar, el problema y el tiempo donde la fábula tiene lugar. No suele abarcar más de un párrafo, por lo que debe ser breve.

Nudo

Es donde empieza el verdadero desarrollo de la trama, es en esta parte donde surge el conflicto entre los personajes, generalmente se trata de un asunto relacionado con la moral, que deriva de la situación inicial. Adicionalmente, hay un dilema, una oportunidad, una decisión o un desafío.

Desenlace

Es la parte final del argumento, en ella se resuelve el problema, en base a las acciones de los personajes iniciales o a un tercero, que dejan consecuencias en sus vidas. La fábula concluye sin importar si ha ido bien o mal a los personajes, pero es en base a ello que surge la siguiente parte.

Moraleja

La última parte de la fábula es un mensaje breve, no suele ser más largo que una oración, y consiste en una reflexión que aporta al lector una determinada enseñanza moral relacionada al texto.

Ejemplo

A continuación se presenta el ejemplo de la fábula de la gallina de los huevos de oro, se señalará el título en color azul, el inicio en naranja, el nudo en verde, el desenlace en rosado y la moraleja en morado.

La Gallina de los Huevos de Oro

Había una vez un campesino muy pobre, pero tan pobre, que no tenía ni una sola vaca. En todo el pueblo era el más pobre hasta que un día, mientras trabajaba en el campo y se lamentaba de su suerte, cuando apareció un enano que le dijo «Buen hombre, escuche tus lamentos y haré que tu suerte cambie. Ten esta gallina; es excepcional, todos los días tendrás un huevo de oro.» El enano desapareció misteriosamente y el campesino llevó la gallina al corral.

La noche pasó y cuando el campesino se despertó fue directo al corral y para su sorpresa, encontró un huevo de oro, como había dicho el enano. Lo metió con cuidado en una cesta y se directo a la ciudad, para vender el huevo por un elevado precio. Al día siguiente, totalmente eufórico, encontró otro huevo de oro.

¡Al fin la suerte estaba de su parte! Día tras día tenía un nuevo huevo de oro.

Fue así que muy lentamente, vendiendo cada día su huevo, se convirtió en hombre más rico del pueblo y luego de la comarca.

Hasta que un día la avaricia llenó su mente y pensó “¿Para qué esperar a que cada día la gallina ponga un huevo? Si la mato y descubriré la mina de oro que tiene en su interior”.

Para desdicha de la gallina, llevó a cabo su plan pero en su interior de la gallina no encontró nada diferente a las otras gallinas.

Moraleja: Por la avaricia en exceso podemos destruir aquello que ya es nuestro.

En conclusión, las partes de las fábulas son título, inicio, nudo, desenlace y moraleja, todas tienen un rol especifico y son fáciles de identificar. Esta información resulta especialmente útil, si quieres escribir alguna fábula.

Advertisement

Deja un comentario