Mi Libro Mágico (Cuento)

Advertisement

En una pequeña aldea, todos los niños hablaban de un antiguo libro que se decía tenía poderes mágicos. Se encontraba en la biblioteca del pueblo, y se rumoreaba que aquel que descubriera las palabras mágicas podría desbloquear sus secretos.

Una niña llamada Lila, curiosa y amante de los libros, decidió intentar descifrar el misterio. Pasó días y noches en la biblioteca, probando conjuros y encantamientos que había leído en otros libros: «abracadabra», «alakazam», «hocus pocus»… pero nada sucedía.

Una tarde, después de otro intento fallido, Lila suspiró y acarició la portada del libro diciendo: «Por favor, libro mágico, muéstrame tus secretos». Para su sorpresa, el libro comenzó a brillar y se abrió por sí solo, revelando una página que decía: «La verdadera magia está en la bondad y la gratitud».

Lila, emocionada, continuó leyendo y descubrió historias de personajes que, con simples actos de bondad y palabras amables, transformaban sus mundos. Inspirada, Lila comenzó a practicar lo que había aprendido, diciendo «por favor» y «gracias» en su día a día, y notó cómo su entorno cambiaba, llenándose de alegría y amistad.

Moraleja de la fabula:

Las verdaderas palabras mágicas en la vida no son conjuros complicados, sino simples expresiones de cortesía y gratitud. Al usarlas, no solo abrimos puertas mágicas, sino que también tocamos los corazones de quienes nos rodean.

Advertisement

Deja un comentario