Fabulas para niños de preescolar ~ Fábulas.wiki

Fabulas para niños de preescolar

Advertisement

Estas seis fabulas para niños de preescolar nos llevaban a distintos escenarios como un bosque, una granja o una plaza. Con la idea de que los niños disfruten de la narrativa mientras aprenden algo de una manera divertida y fácil.

El Adivino

Fabulas para niños de preescolar

Había una vez en una plaza, un adivino estaba trabajando, viendo el futuro de quien le pagase. Entonces se le acercó uno de sus vecinos, le dijo que las puertas de su casa estaban completamente abiertas y que le habían robado todo lo que tenía adentro.

El adivino salió corriendo de inmediato hacia su casa, sorprendido y angustiado vio lo que había sucedido.Un hombre entre los que ahí estaban le dijo: «Oye, tu que crees conocer el futuro de todos, ¿Por que no viste lo que te iba a suceder a ti?»

El adivino no encontró una respuesta.

Moraleja

No te fíes de los que creen saber tu futuro, ni siquiera conocen el propio.

El Niño y los Dulces

fabula el niño y los dulces

Un niño colocó su mano en una vasija repleta de dulces. Agarró todo lo que pudo, sólo que cuando trató de sacar la mano no pudo, ya que la forma de la vasija no se lo permitía.

Sin embargo, no quería perder los dulces, por ello estaba muy triste y lloraba por la desilusión. Uno de sus amigos al verlo así le dijo: «Si sacas sólo la mitad podrás sacar la mano.»

Moraleja

No trates de hacer más de lo que realmente puedes

El León y el Ratón

Fabula el león y el ratón

Un león estaba acostado bajo de un árbol a punto de dormirse, cuando unos ratones se pusieron a jugar cerca del león. A uno de ellos se le ocurrió la idea de meterse en la melena del león, y este enojado despertó.

El león capturó al ratón y rugiéndole le dijo: «Te has atrevido a interrumpir mi sueño, insignificante ratón ¡Te comeré y aprenderás la lección!»

El ratón muy asustado temblaba pero logró decirle: «Te lo ruego no me mates. No trataba de enfadarte. Déjame ir y tendrás mi agradecimiento eterno. Quien sabe si algún día necesitarás mi ayuda.»

Le león se rió fuertemente «Siendo tu tan pequeño, ¿Como vas a ayudarme? ¡Me haces reír!.»

El ratón siguió insistiendo hasta que el león lo dejó ir impresionado por su valor.

Transcurrieron unos días, cuando el ratón escuchó unos rugidos. Corrió deprisa hacia el extraño sonido, y encontró al león, atrapado en una red puesta por cazadores. El ratón recordando su deuda dijo: «Estarás bien, te salvaré.»

El león dudando le preguntó : «¿Cómo? Eres muy pequeño para esforzarte tanto.»

El ratón sin responder comenzó a morder la red rápidamente, y el león logró escapar. El ratón entonces dijo: «Hace unos días te reíste de mí porque pensabas que nunca podría ayudarte.»

El león se quedo sin palabras para agradecer al pequeño ratón. Y, desde ese día ambos fueron buenos amigos por el resto de sus vidas.

Moraleja

No desprecies nada, en el futuro se te recompensará

El Gallo y la Perla

Fabulas para niños de preescolar

Había una vez un gallo muy glotón, el que más comía del gallinero. Este caminaba toda la granja buscando algo más que comer. Sin suerte porque los pollitos ya habían comido todos los granos de maíz.

De repente, casi enterrada en la tierra, descubrió una perla muy hermosa pero sobre todo valiosa. Pero el gallo se decepcionó y dijo: «¡Es una pena encontrarte! Yo no te sirvo de nada, ni tampoco puede comerte.»

Moraleja

El valor de las cosas es subjetivo

Las mulas y los ladrones

Fabulas para niños de preescolar

Dos mulas llevaban mucho peso y les costaba andar por el camino. Una de ellas llevaba sacos de dinero y la otra sacos de granos. La que llevaba el dinero caminaba con la cabeza en alto, por el valor de su carga, y movía más fuerte de lo normal las campanas en su cuello para producir un gran sonido. Sin embargo, su compañera caminaba de forma calmada y silenciosa.

Entonces unos ladrones se tiraron sobre ellas, y lucharon contra los dueños de las mulas, la que tenía el dinero resultó herida con una espada, los ladrones tomaron sus sacos, y los granos ni los miraron. La mula herida se lamentaba de sus desgracias y la otra le respondió: «Estoy feliz de que me hayan despreciado, no perdí nada, ni me han herido.»

Moraleja

Presumir la riqueza sólo trae desventuras.

El Lobo y la Cabra

El Lobo y la Cabra

Erase una vez un lobo que vio a una cabra comiendo muy cerca de un precipicio. No podía llegar hasta ella y comerla, entonces le dijo: «Oye, ten cuidado, te puedes caer. ¿Por qué no bajas? Puedes comer en este prado que esta verde y muy alto.»

La inteligente cabra le respondió: «Sé que no me invitas a comer, por mi bien, sino por el tuyo. planeas comerme.»

Moraleja

Ten cuidado con los malvados para que no caigas en sus trampas

Advertisement

Deja un comentario