4 Fábulas que enseñan sobre la Amistad ~ Fábulas.wiki

4 Fábulas que enseñan sobre la Amistad

Advertisement

La amistad es un valor importante que es importante resaltar en los más pequeños de la casa pues todos tenemos amigos y es necesario cultivar la amistad de forma correcta en ellos para que sean personas de bien. Aquí encontrarás algunas fabulas de amistad con excelentes moralejas.

Los Dos Amigos

Fabulas de amistad

Durante la noche un hombre despertó sobresaltado. Salió a toda prisa de su cama, se vistió tan rápido como pudo y se camino hasta la casa de su amigo. Cuando llegó toco la puerta tan fuerte que todos despertaron. Un criado le abrió la puerta asustado, y el hombre entró en la casa. El dueño del lugar, lo esperaba con una bolsa de dinero a un lado y una espada al otro, y le dijo:

«Mi amigo, no acostumbras salir corriendo en durante las noches sin razón alguna. Si estas aquí es porque algo grave ocurrió. Si perdiste mucho dinero jugando, tómalo. Y si te ha tocado pelear y necesitas mi ayuda para enfrentar a alguien, aquí esta mi espada, pelearemos juntos. Puedes contar para todo lo que necesites conmigo.»

El visitante respondió: «Te agradezco mucho todo pero estoy aquí por otra razón. Estaba durmiendo y soñé que estabas inquieto y deprimido, que la angustia era más fuerte que tú y que necesitabas mi compañía. Me preocupé por la pesadilla y vine a tu casa tan rápido como pude, me apena que tan tarde pero no tenía forma de saber si estabas bien y quise comprobarlo.»

Moraleja

La amistad consiste en ayudar al otro, ser generoso y compartir lo bueno y lo malo.

El Ruiseñor y el Pavo Real

Fabula el ruiseñor y el pavo real

Erase una vez un ruiseñor muy pequeñito pero hermoso con una dulce voz, ello no le dejaba hacer amigos entre los de su especie, ya que los demás le envidiaban, y siempre trataban de competir con él.

Con mucha vergüenza, decidió buscar a un amigo que no fuese de su especie, entonces llegó a un parque donde había un pavo real. El ruiseñor que quedó deslumbrado por la hermosura de sus variadas plumas, le dijo:

«Eres muy bonito, pavo real.»

«Sin embargo, no puedo tener esa hermosa voz tuya. Me fascina tu forma de cantar, ruiseñor» le contestó el pavo real.

El ruiseñor vio al pavo real como un posible amigo para él y continúo: «Podemos ser amigos, tú nunca querrás competir con mi forma de cantar ni yo puedo competir con tu belleza.» Desde ese momento el pavo real y el ruiseñor se convirtieron en buenos amigos.

Moraleja

En una verdadera amistad no puede haber rivalidad ni envidia.

El asno y su mal compañero

Fabulas el asno y su mal compañero

Había una vez un caballo muy desconsiderado que andaba muy tranquilo al lado de un viejo asno, quien iba muy cargado con lo que su amo le había puesto encima. El asno, cansadísimo, le pidió ayuda al caballo, diciéndole:

«Te suplicó, compañero, ayúdame a cargar la mitad del peso, para ti sería fácil incluso como un juego, pero me harás un gran favor porque me siento como si estuviese cerca de desmayarme.»

Sin embargo, el caballo se negó de mala gana y hasta se rió del pobre asno. Juntos siguieron caminando, hasta que finalmente el asno no pudo más y cayó al suelo. Al darse cuenta, el caballo se sintió mal pero sin darle tiempo de pensar en lo que había hecho el amo, le quitó toda al burro y se la puso encima al caballo.

Moraleja

Es necesario ayudarse mutuamente, o podrías acabar haciendo todo tú

Las Amiguitas

Fabulas de amistad

Dos avestruces se hicieron amigas inseparables, tanto que se alejaban un día de la otra, hasta que un día discutieron cuando una dijo:

«Hoy vamos a jugar a lo que yo decida» dijo una, y la otra molesta le respondió: «Estas mal, yo decidiré, no tú»

Así comenzó una discusión que duró horas, sin que descubrieran que hacer o llegaran a un acuerdo. Luego de mucho debatir las avestruces al fin tuvieron una buena idea, y una dijo:

«Hoy no jugaremos pero si que debemos llegar a un acuerdo, para no dañar nuestra amistad». Luego de discutir de forma más amistosa, llegaron a la conclusión de que era mucho mejor si se alternaban, es decir, cada una escogía un juego un día distinto, y luego lo haría la otra.

Y así no hubo más conflictos entre ellas y conservaron una bonita amistad a lo largo de sus vidas.

Moraleja

La amistad verdadera se pondrá a prueba pero las pasará todas

Advertisement

Deja un comentario