Cómo hacer la Moraleja de una Fábula: Guía Paso a Paso

Las fábulas son conocidas por sus lecciones o moralejas que guían nuestras acciones y pensamientos. Pero, ¿cómo se construye una moraleja efectiva que resuene y permanezca en la mente del lector? Aquí te guiaremos a través del proceso de hacer una moraleja, ilustrándolo con ejemplos claros para ayudarte a entender y, quizás, crear tus propias moralejas impactantes.

Pasos para construir una Moraleja:

1. Identificar el conflicto central:

Antes de decidir sobre una moraleja, es crucial comprender cuál es el conflicto o dilema que enfrentan los personajes.

Ejemplo:

Un ratón que confía ciegamente en un gato.

2. Reflexionar sobre las consecuencias:

Una vez identificado el conflicto, es necesario examinar qué sucede como resultado de las decisiones tomadas por los personajes.

Ejemplo:

El gato traiciona al ratón y lo atrapa.

3. Generalizar la lección:

La fábula debe enseñar algo que se pueda aplicar en la vida real, fuera del contexto específico de la historia.

Ejemplo:

No se debe confiar ciegamente en aquellos que naturalmente podrían hacernos daño.

4. Formular de manera clara y concisa:

Una moraleja efectiva es directa y fácil de recordar.

Ejemplo:

«No todo el que se muestra amable tiene buenas intenciones».

5. Asegurarse de que la lección sea universal:

Una buena moraleja es aquella que la mayoría de las personas, independientemente de su origen o experiencia, puede comprender y relacionar con sus propias vidas.

Ejemplo:

Una tortuga y una liebre compiten en una carrera. Aunque la liebre es más rápida, se vuelve complaciente y toma siestas, mientras que la tortuga avanza con un ritmo constante. Al final, la tortuga gana.

Moraleja: «La constancia y la perseverancia superan la velocidad o el talento sin disciplina».


La moraleja es el alma de la fábula, es el regalo que la historia deja al lector una vez finalizada. Aunque puede parecer sencillo, construir una moraleja efectiva requiere una reflexión profunda sobre el mensaje que se desea transmitir. La próxima vez que te sumerjas en el mundo de las fábulas, ya sea como lector o como escritor, presta especial atención a la lección que se oculta detrás de las palabras. Y recuerda, una buena moraleja es aquella que, aunque surge de una historia simple, tiene el poder de cambiar vidas.

3 comentarios en «Cómo hacer la Moraleja de una Fábula: Guía Paso a Paso»

  1. Me parece que el punto 3 es innecesario, ¿quién necesita generalizar lecciones de una fábula?

    Responder
  2. ¡Vaya, qué artículo tan interesante! Me encanta cómo nos guían paso a paso para hacer una moraleja. ¡Definitivamente lo intentaré!

    Responder
  3. No hay que burlarse de las personas por aveces ella pueden ser mejores y más astutos que uno mismo

    Responder

Deja un comentario