5 Fábulas sobre la Responsabilidad

Advertisement

La responsabilidad es muy importante a lo largo de nuestra vida, en estas fábulas sobre la responsabilidad los más pequeños pueden aprender sobre como el ser responsable con nuestras obligaciones resulta muy útil para uno mismo y para los demás.

Los Ratones y las Comadrejas

Fábulas sobre la Responsabilidad

Érase una vez un grupo de ratones y otro de comadrejas siempre peleaban entre sí, y casi siempre perdían los ratones. Ellos decidieron hacer una reunión para discutir porque perdían e intentar solucionarlo.

Luego, de una larga tarde, estuvieron de acuerdo en que el problema era la falta de jefes, ya que ninguno organizaba las peleas, ni a los ratones, mientras que, las comadrejas tenían un líder que las organizaba muy bien.

Entonces, los ratones realizaron una votación y escogieron a tres jefes, los cuales se sentían muy orgullosos de haber sido escogidos. Tenían una gran responsabilidad ahora pero en lugar de reunirse para planear la próxima lucha, estudiaron como podrían resaltar sobre los demás. Tras deliberar por horas comenzaron a preparar sus nuevos atuendos, como si fueran generales, vistieron una capa y un sombrero con cuernos. Así marcharon orgullosos a la batalla.

Nuevamente, los ratones perdieron la batalla y las comadrejas y los persiguieron hasta la ratonera. Todos entraron menos los jefes, que no pudieron entrar al tener sombreros con cuernos. Las comadrejas entonces se dieron un festín con ellos.

Moraleja

Atiende tus responsabilidades o no conseguirás nada

Los viandantes y el cuervo

Fábulas sobre la Responsabilidad

Había una vez unos viajeros que encontraron en su camino a un cuervo, este había perdido un ojo. Uno de los viandantes aconsejó que volvieran a casa, ya que el cuervo significaba un mal presagio en el futuro. Pero otro viajero dijo:

“¿Cómo nos va a predecir el futuro un cuervo que no pudo prever la pérdida de su ojo?”

Los demás, estuvieron de acuerdo con este último y continuaron la marcha, hasta llegar a su destino, sin que nada malo ocurriera.

Moraleja

Si no puedes cuidar de ti mismo, no aconsejes a los demás.

El Labrador y las Grullas

fábula el labrador y las grullas

Había una vez, unas grullas que estaban escarbando sobre terrenos a los que recientemente les habían sembrado trigo. Por algún tiempo el sembrador les disparaba con una honda vacía, eso ahuyentaba a las grullas porque se asustaban.

Sin embargo, pasó poco tiempo antes de que las aves se dieran cuenta del truco y se quedaban comiendo cuando el sembrador lo hacía. El hombre, al percatarse, decidió cargar su honda con muchas piedras y arrojarlas. Algunas grullas cayeron y las demás abandonaron el terreno lamentándose. Una de ellas dijo:

“Mejor vamos al campo del vecino, este hombre ya no está contentó con asustarnos solamente, sino que nos mostró lo que puede hacer.”

Moraleja

La acción hace entender lo que las palabras no

La Mosca

Fábulas sobre la Responsabilidad

Érase una vez, una mosca que iba volando pero cayó en una olla, donde se estaba cocinando una carne. Cuando estaba cerca de ahogarse con los jugos dijo para sí misma: “Bastante comí, bebí y me bañé, si muero no me importa.”

Moraleja

Hay que salir de los aprietos donde nos metemos

El Náufrago y el Mar

fábula el náufrago y el mar

Un día se encontraba navegando un rico ateniense, junto a otras personas. De repente, una violenta tormenta hizo que el barco perdiera el rumbo y que se filtrase el agua.

Los otros pasajeros pusieron todo su esfuerzo en salvarse saltando del barco y nadando pero el rico ateniense sólo invocaba a la diosa Atenea para prometerle toda clase de ofrendas si se salvaba del hundimiento. Entonces uno de los náufragos le dijo:

“Está bien que pidas a Atenea, pero haz algo con tus brazos.”

Moraleja

Cuando pidas ayuda en tus problemas, primero demuestra que ya estás trabajando para solucionarlos.

Advertisement

Deja un comentario